INTERÉS GENERAL

INTERNACIONAL - La energía solar se estrella en la subasta del país del sol

Un pequeño inversor observa su huerto fotovoltaico




España, uno de los países europeos con mayor radiación solar, no aprovechará en los próximos años sus rayos de sol para impulsar la transición energética del país hacia un modelo menos contaminante. La energía fotovoltaica, que aprovecha el recurso solar para generar electricidad, sólo se adjudicó un megavatio de los 3.000 subastados en la megapuja organizada el pasado miércoles por el Ministerio de Energía para relanzar las energías verdes en el país, tal y como confirmó ayer el propio departamento.

El resultado de la puja favoreció enormemente a la energía eólica. Los proyectos para instalar nuevos aerogeneradores se hicieron con una capacidad de 2.979 megavatios, equivalente al 99,3% de la capacidad subastada por el Gobierno. Las empresas adjudicatarias, entre las que sobresale la aragonesa Forestalia con 1.200 megavatios, han resultado victoriosas tras acudir a la subasta sin reclamar pagos regulados o primas que hagan rentables sus instalaciones, más allá del precio que obtengan por vender su electricidad en el mercado.

Las empresas dedicadas a la energía solar aseguran que ellas también realizaron ofertas con prima cero para obtener parte de la capacidad subastada. No obstante, aseguran que han sido «discriminadas» porque no pueden competir con el viento en horas de recurso disponible y funcionamiento para generar electricidad, otro de los parámetros establecidos para medir la eficiencia de las instalaciones en caso de empate en el descuento ofrecido sobre la retribución regulada.

Por este motivo, la patronal solar Unef ha anunciado ya una batalla legal contra el Gobierno con el fin de invalidar la subasta. La estrategia de las empresas fotovoltaicas se articulará en un doble frente a través de un recurso en el Tribunal Supremo y una denuncia ante la Oficina de Competencia de la Comisión Europea. «La neutralidad tecnológica era falsa y ha dejado fuera a otras tecnologías necesarias», señalan desde la patronal de renovables Appa.

El Gobierno se defiende alegando que la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) ha validado la puja y ha destacado que se ha realizado de forma «transparente y objetiva». «La subasta se ha desarrollado de forma competitiva, lo que ha permitido adjudicar aquellas instalaciones más eficientes y al menor coste para el consumidor», señaló ayer Energía en un comunicado.

La subasta de energías renovables del miércoles había generado una enorme expectación en el sector al tratarse del primer concurso para relanzar las tecnologías verdes desde la moratoria aprobada por el Gobierno del PP en el año 2012. Desde ese año apenas se ha instalado nueva potencia renovable en el país, una situación que ha alejado a España de los objetivos de consumo de energías renovables marcados por Bruselas para el año 2020.

No haber resultado adjudicatario durante la puja no imposibilita en ningún caso el desarrollo de la tecnología solar. Las empresas que lo deseen pueden redactar sus proyectos y tramitar su introducción en el sistema a precio de mercado y sin prima. No obstante, fuentes del sector consultadas aseguran que la subasta suponía un refuerzo de la «seguridad jurídica» en un país donde los cambios regulatorios en materia energética no paran de sucederse desde el inicio de la crisis económica. Además, la subasta permite que los nuevos proyectos se inscriban en el Régimen Especial y agilicen los numerosos trámites administrativos para entrar en el sistema.

No obstante, el ministro de Energía, Álvaro Nadal, avanzó el miércoles que su departamento estudia ya la convocatoria de nuevas subastas ante el «éxito» que ha supuesto la adjudicación de los 3.000 nuevos megavatios verdes.
http://www.elmundo.es/
Mayo 19 de 2017
Recomiende esta Noticia a un amigo oprimiendo <<Aqui>>
Para Imprimir esta Noticia oprima <<Aqui>>